especialidades en peluqueria
informacion de contacto para pedir reservas
 
 
  tipos de alisado  
 
 
 
 

Tipos de alisados

En la actualidad, el sueño de muchas mujeres es aplicar el alisado definitivo a su cabello y para eso, recurren directamente a tres tipos de alisado bien diferenciados. Estos productos que se colocan con parecidos procedimientos, actúan cambiando la textura del cabello y van desde muy fuertes para un alisado completo e integral de un pelo rizado o suave para los cabellos que ya son lacios pero necesitan de este producto.
Para hablar acerca de los diferentes tipos de alisados, hay que mencionar también, que dependiendo del ingrediente o procedimiento usado para el alisado, este puede ser permanente o temporal.

 
 

El alisado ideal para cada tipo de cabello

 

Por otra parte, sabemos que el pelo crece a razón de un centímetro o un centímetro y medio por mes, con lo cual, cualquier tipo de alisado nunca podrá ser permanente. Es una forma de decir, porque cuando el pelo crece, lo hace en su forma original y si este es rizado u ondulado, no tiene más remedio que crecer en esa forma, con lo cual, se tendrá que recurrir a un nuevo alisado pasados los tres, cuatro o cinco meses de habérselo aplicado. Por eso decimos que todos los tipos de alisados, requieren de un seguimiento por esa justa razón.
Cuando hablamos de cabellos lacios bien producidos, podemos escuchar dos términos: el alisado permanente o el relajado y texturizado, pero ambos tienen el mismo fin que es el de que el cabello se vea lacio. Cuanto más rizado sea el cabello, más fuerte será el tratamiento a utilizar y obviamente más tiempo tardará el profesional en efectuar el trabajo, por eso, todo depende de la textura del cabello, de la cantidad, del largo y será necesario para ello, que la persona que está dispuesta a ese cambio tenga que ir unos días antes al salón de belleza en donde se lo realizarán para que el estilista o profesional evalúe la situación para saber de antemano, cuanto producto necesitará, cuantas horas le llevará ese trabajo, cuánto tiempo aproximado durará el efecto del lacio y cual es la expectativa que puede tener la clienta, sobre el tratamiento a efectuar y desde luego, aproximar un precio que tampoco es el mismo con respecto a la textura.
No podemos comparar un cabello muy rizado, de abundante melena, largo hasta la cintura con un cabello muy fino de poca cantidad y semi lacio, que cuesten lo mismo, que el anterior caso, es por eso que es esencial que se acuda antes para la evaluación de cada caso. Las clientas, tienen muchas preguntas que hacerle al profesional y una de las tantas, se encuentra la duda sobre si el producto y el tratamiento a realizar, dañarán la fibra capilar. Si trae consecuencias posteriores por contener elementos químicos, sobre el precio, cuánto tarda en el gabinete de un salón de belleza un tratamiento de este tipo y si es un tratamiento para todos los cabellos, entre otras preguntas.
La respuesta a todos estos interrogantes es justamente, viendo el caso en forma presente y las estadísticas dicen que en un diez por ciento, no se pueden hacer ningún tipo de alisado en el cabello, por varias cuestiones: Alopecia, enfermedades tiróideas, embarazos, lactancias, enfermedades producidas por la mala alimentación como anorexia, bulimia, obesidad, etcétera. En estos casos, se deberá recurrir previamente a un profesional. El alisado japonés o procedimiento térmico es uno de los tipos de alisado para el cabello más innovadores en el área. Es uno de los más económicos y también es menos dañino que otros. Otros como el alisado brasileño es novedoso pero muchos profesionales no lo recomiendan, porque contiene formol en grandes cantidades y en contra partida otros afirman que el formol que contiene es mínimo y no es diferente a los conservantes que contienen otros cosméticos que utilizamos diariamente como por ejemplo los alisadores de pestañas, los lápices labiales, esmaltes de uñas y hasta los maquillajes.

El uso de la planchita

El método más común que no hemos mencionado hasta este momento en el artículo presente es uno de los tipos de alisado más conocidos, más sencillos y fáciles de hacer: la planchita, que cualquier persona tiene en su domicilio. Se lo puede hacer así misma o que otra persona lo haga. Queda perfectamente alisado y dura hasta la próxima lavada, es decir, tres días. Es un método inocuo para la salud, no presenta riesgos, es rápido de hacer y bastante económico, porque una vez comprado el artefacto, lo puede usar toda la familia, con lo cual el precio se amortiza en el tiempo. El único problema que tiene este tipo de alisado, es que con el tiempo daña la fibra capilar, ¿Cómo? Debilitándola, haciéndola más fina y en muchos casos, quemando sus puntas. Por eso, siempre que sometamos al cabello a cualquier tipo de alisado, será factible y necesario que tengamos a mano, productos que lo reestructuren y regeneren su cutícula.